La provincia acompañó la presentación de un libro sobre la trova rosarina en la Feria del Libro

El ministro de Cultura Jorge Llonch participó del lanzamiento de la publicación compilada por el periodista Horacio Vargas y editada por la cartera cultural.

(Texto: Carlos Retamal. Fotos: Gustavo Villordo) Este miércoles, en el Centro Cultural Fontanarrosa, y en el marco de la Feria Internacional del Libro de Rosario, Jorge Llonch acompañó la presentación del libro “Las cosas tienen movimiento/40 años de la trova rosarina”, que fue compilado por Horacio Vargas y editado por el Ministerio de Cultura de la provincia de Santa Fe.

En la colmada sala Beatriz Guido, ubicada en el primer piso del espacio cultural ubicado en el centro rosarino, el ministro –junto a Vargas y los periodistas Edgardo Pérez Castillo y Pedro Squillaci (la compilación contiene textos suyos)– recordó algunas anécdotas del inicio de la trova, en el Café de la Flor, que estaba ubicado sobre calle Mendoza al 800.

“Un productor de Buenos Aires descubrió el talento de Juan (por Baglietto) y cuando lo convoca para grabar en EMI Odeón, hubo una decisión que se tomó en forma colectiva, porque muchos músicos pensamos que si a Juan le iba bien, iba a abrir las puertas para muchos de los músicos de Rosario”, recordó Llonch.

“Era como una especie de selección de músicos de diferentes bandas de Rosario que después permitieron lanzar diferentes carreras, porque estábamos seguros que Juan iba a hacer una explosión en Buenos Aires, porque lo sentíamos en cada lugar que tocaba”, agregó.

La presentación rápidamente se transformó en una charla, en la cual Vargas acotó: “Cuando EMI decide grabar el disco «Tiempos Difíciles», la figura central era Baglietto, y EMI le plantea que los músicos que iban a grabar eran sesionistas, que son una especie de sindicato musical que son contratados por compañías para grabar discos, y Juan se opuso, dijo que ese contrato no lo iba a firmar si no estaban los músicos que habían ido con él desde Rosario”.

Vargas, también señaló que la idea de compilar notas sobre la Trova y el primer disco de Juan Carlos Baglietto en un libro fue para “sumarse a los festejos por los 40 años de la trova rosarina, haciendo un perfil de los músicos que la conformaron y del primer disco de Juan Carlos Baglietto, «Tiempos Difíciles», yo diría que uno de los discos más importantes en la historia del rock nacional”.

Además, señaló que todavía sigue en discusión quien le puso el nombre en Buenos Aires (Gloria Guerrero o Sibila Camps), para describir a una formación llegada desde el interior que revolucionó todo. “La trova fue una experiencia federal muy importante y desde el punto de vista de la identidad rosarina, esa cosa tan mentada y discutida, 40 años después yo creo que la trova es parte fundamental de la identidad cultural de la ciudad”, sostuvo Vargas.

Y además reveló que “fueron los cordobeses los que descubrieron a la trova rosarina, antes que los rosarinos. La primera vez que se escuchó «Mirta de regreso», en el festival de rock de La Falda, los cordobeses quedaron alucinados y al día siguiente tenían que tocar Pedro y Pablo, y no llegaron porque se les rompió el colectivo; entonces lo obligaron a Baglietto a volver a cantar y volvió a cantar «Mirta», y la gente sabía la letra”.

Por su parte, los otros dos periodistas que estaban en la presentación, Edgardo Pérez Castillo y Pedro Squillaci, contaron sus experiencias con la trova. El primero remarcó que era muy joven cuando los músicos rosarinos aparecieron en la escena musical argentina y el segundo, que por aquel entonces compartía sus noches entre la escritura y la música, dijo que vivió el crecimiento de la trova como algo inigualable.

Pérez Castillo sostuvo que en su momento escribió una nota –que forma parte de la compilación– sobre Juan Carlos Baglietto, de quien dijo que fue “un mascarón de proa o la cara visible de un movimiento que trascendió todo. Que tuvo una generosidad, más allá de su talento y capacidad, para no apropiarse del centro de la escena, sino de traccionar a todo ese movimiento. Me parece un valor loable. Me parece que la trova es un ejemplo de lo que en Rosario sucede”.

Squillaci –quien escribió un perfil sobre Fito Paez– remarcó que la trova “para Buenos Aires, era Baglietto más diez; y en la interna, nosotros sabíamos que no era así, que en realidad era Baglietto más la selección argentina de músicos, para simbolizar todo en tono futbolístico. Y la prueba de eso son las carreras que hicieron todos: Fito, Abonizio, Fandermole, Goldín, Silvina Garré”, dijo.

La presentación finalizó con el músico, compositor y letrista Héctor Pichi de Benedictis, quien también da su testimonio en el libro, y fue parte de la trova. Pichi, tras mencionar a modo de broma que “Baglietto no podía venir y buscaron a alguien parecido” y que “Juan (Baglietto) fue el primer intérprete del rock nacional, y permitió que nos reconozcan a todos”, interpretó tres temas, una que hizo junto a Jorge Fandermole, “Agua de la Luna”, otro que Baglietto hizo mundialmente conocido: “La censura no existe”, y cerró con “Cristina y Nadia”, del disco “Seis citas sobre el amor y la existencia”.

EL LIBRO

La publicación fue compilada por el periodista, escritor y productor discográfico, Horacio Vargas, con perfiles de los integrantes originales de la trova rosarina: Juan Carlos Baglietto, Fito Páez, Adrián Abonizio, Jorge Fandermole, Silvina Garré, Rubén Goldín y Lalo de los Santos.

“Las cosas tienen movimiento” (nombre que remite a un tema de Fito Páez) fue publicado por Ediciones Santa Fe; fue presentado formalmente en la Feria del Libro de Buenos Aires y está a la venta en la Feria del Libro de Rosario y en librerías de todo el país.

Vargas compiló textos de periodistas de Rosario, Buenos Aires y Venado Tuerto, entre ellos: Sebastián Riestra (quien seleccionó las mejores letras de la Trova), Lucía Dozo, Patricia Dibert, Beatriz Vignoli, Edgardo Pérez Castillo, Pedro Squillaci, Paul Citraro, Leandro Arteaga, Juan Manuel Mannarino, Mauro Aguilar, Roberto Caferra, Sergio Rébori, Héctor Mansur y Juan Aguzzi.

Además de las biografías de los músicos de la Trova Rosarina, el libro incluye un prólogo escrito por el ministro Jorge Llonch (quien hace 40 año era, bajista y sonidista de la Trova); testimonios de Héctor De Benedictis, Fabián Gallardo, Litto Nebbia, Liliana Herrero, de las periodistas Sibila Camps y Gloria Guerrero, el periodista Quique Pesoa, y un texto –a modo de epílogo– escrito por Gerardo Rozín.

La ilustración de tapa fue realizada por El Tomi, dibujante rosarino radicado desde hace años en Barcelona (España). El diseño estuvo a cargo de Mauricio “Bayo” Chiaraviglio (El Dorado ADV).

Entradas Relacionadas

El cine santafesino llega a Contar

El cine santafesino llega a Contar Durante el mes de octubre, la plataforma gratuita de contenidos audiovisuales del Gobierno de la Nación presentará SantafeCine, un ciclo conformado por nueve largometrajes realizados en la provincia. A partir de un acuerdo entre el Ministerio de Cultura de la provincia de Santa Fe y Contar, durante octubre...

Scroll to top