Patentes tuvo su celebración en Santa Rosa de Calchines

El programa provincial del Ministerio de Cultura apunta a co-construir junto a las comunidades organizadas, y difundir en un documental comunitario, el conocimiento colectivo de cada lugar.

(Txt: Equipo Patentes. Img: Florencia Sciangula) El pasado sábado 26 de marzo, en la localidad de Santa Rosa de Calchines, se llevó adelante la celebración de “Patentes, identidades en movimiento”, uno de los programas territoriales de trabajo del Ministerio de Cultura de la provincia de Santa Fe. Durante la jornada se proyectó el documental comunitario construido por las fuerzas culturales del lugar. Al mismo tiempo, sobre el escenario montado en la Plaza San Martín, se presentaron los artistas locales Dj Ricky Power, Grupo de danzas Calchines, Ballet Río Somos, C.R.X.W, Blow Up-Mike, La Lumbre Folk, Fulanas y, al cierre, Grupo Alegría.
El Ministro de Cultura de la provincia de Santa Fe Jorge Llonch estuvo presente en la celebración y remarcó: “Valoramos el presente de esta querida comuna, en el reconocimiento de un pasado que aún hoy es patente, por eso el nombre de este programa que llega a cada rincón de nuestra provincia”.

Llonch estuvo acompañado por la presidenta comunal de Santa Rosa de Calchines, Natalia Galeano, el secretario de Gestión Cultural Jorge Pavarín y el director provincial de Programación Artística, Claudio Cherep. “A través de este programa y sus instancias de encuentros y rodajes, los pueblos de nuestra provincia pueden contarse, reconocerse y celebrarse desde el presente cotidiano de sus días. Este documental comunitario es realizado desde y con las voces de cada pueblo, intentando valorar el presente en el reconocimiento de un pasado que aún hoy, es patente”, cerró el  ministro.

“Patentes, identidades en movimiento”, en Santa Rosa de Calchines
¿Por qué costera mi costerita se olvidó de nombrar a este pueblo de la costa? El poeta Julio Migno, la historia de “Pedacito”, humedecer los pies en la arena, danzar al ritmo del chamamé a la orilla del arroyo Calchines o apreciar la flora y la fauna; caminar las calles, tomar mates en la plaza o degustar una torta asada en el rancho; visitar el cementerio o recorrer el Jardín Botánico son prácticas que nos acercan al presente cotidiano de sus días y nos permiten reconocer el pasado. Son algunas de las historias del pasado y el presente que conviven en el documental comunitario construido por las fuerzas culturales de la localidad del Departamento Garay.
La primera parada fue en el cementerio: junto a una pequeña puerta aparece la tumba de “Pedacito”. Como su nombre lo indica, allí se encuentran fragmentos del cuerpo de una persona de la cual se desconoce su identidad, pero a quien los santarroseros acompañan y rinden homenaje.
Lorena Cisterna, bailarina y estudiante del profesorado de Danzas Folclóricas, relató la historia que le contó su abuelo: “Cuando él tenía nueve años era pescador, con su papá salían a recorrer los espineles en el río y un día en un remanso veían que daba vueltas un cuerpo. Pasaron los días, hicieron sacarlo y era un pedazo de cuerpo que ellos trajeron para el pueblo. Al traerlo, lo entierran acá en el cementerio y la gente como acompañándolo, porque no tenía familia porque nadie sabía quién era, empezaron a traerle velas y flores”.
“Para la celebración del Día de los Muertos, la mayoría de la gente venía con los ramos de flores más grandes para su familia, pero siempre se desarmaban para dejarle una flor a Pedacito”, continuó y reveló: “Cada vez que entramos al cementerio es muy común que la mayoría de los santarroseros toquemos la tumba y nos hagamos la señal de la cruz”.

Lorena viajó en el tiempo y recordó su adolescencia. “Andábamos todos en la calle, caminábamos descalzos y vivíamos distinto. Yo siempre digo que se vivía un poco más lento”, dijo, e imaginó cómo será la localidad dentro de 15 años: “Va a ser ciudad, pero creo que no va a perder la esencia de pueblo, es lo que tiene más arraigado: el cruzarse con el vecino y saludarse, el saber lo que le pasa al otro. Yo quiero que sea ciudad, pero quiero que sea ciudad con este formato de pueblo que es ahora”.

Plaza San Martín
La segunda parada obligatoria fue el espacio público que distingue al pueblo del resto de las localidades: la plaza San Martín. El placero Santiago Álvarez describió los árboles y plantaciones de especies florales que la hacen estallar de color durante todo el año. “El que más resalta es el lapacho porque durante la temporada está cubierto de hojas hasta que caen y se cubre de flores, es una linda vista para la gente”, afirmó.

La recorrida continuó en la orilla del arroyo Calchines, escenario de encuentros familiares y festivales de danza en la arena. “Santa Rosa de Calchines está atravesada por la expresión litoraleña, el chamamé, por ende, todas las fiestas que hay están cruzadas por la música del litoral y es la música que reúne a la familia, una característica muy propia de la zona”, sostuvo Emanuel Bianco, profesor de danzas folclóricas, y agregó: “La sensación de bailar en la arena es una experiencia única que nos propone el paisaje”.

Naturaleza, lucha y paz
En el camping San Antonio se desarrolla la tradicional Fiesta del Islero y es el lugar ideal para pescar, relajarse y regocijarse en la costa del río. “El camping con agua es vida, pero sin ella, muere”, ilustró Carlos Ovelar, cacique de la comunidad aborigen Feliciano Eliseo Ovelar, quien entre sus manos recogió la bandera Mocoví. “Cada color tiene su significado: el verde es naturaleza, el rojo es lucha y el blanco, paz”, develó.

Otro de los sitios de gran valor histórico es el Jardín Botánico de la Costa “Florian Pauke”. Mientras se preparaba un mate, el encargado Gustavo Alessandro explicó qué representa este lugar para el pueblo. “Nos iniciamos en crear el botánico con una consigna: recuperar saberes, trabajar la soberanía alimentaria y volver a la fuente”, justificó. “Este es un lugar donde se conservan especies de distinta índole, inclusive, de distintas partes del mundo”, agregó. El patrimonio no nativo es el Palo Rosa, el árbol más grande de la selva paranaense: “Es una joya que, kilómetros a la redonda, no creo que exista”, puntualizó.

Carpintero Blanco
El pescado frito, el guiso y la torta asada son los platos principales que caracterizan a Santa Rosa de Calchines. Todo puede encontrarse en un solo lugar: el rancho Carpintero Blanco. Su nombre fue elegido por Luis Norberto Yossen ante la llegada de esta especie de pájaros al pueblo. “Medio Santa Rosa conoce este lugar, siempre se come y estamos rodeados de amigos”, expresó.

Del folclore a la danza urbana
El folclore es la marca registrada de Santa Rosa de Calchines, sin embargo, las nuevas generaciones abren el abanico de expresiones artísticas. En el Centro Social, la danza urbana incentiva a niños, niñas, jóvenes y adolescentes. “El baile es hermoso, es lo mejor que hay para comunicar, para expresar, para sentir, para estar con el otro todo el tiempo”, indicó Emiliano Giupponi, profesor de danzas urbanas. “Los chicos tienen un panorama más amplio de ver que no sólo es folklore, no es sólo chamamé, no sólo lo que quedó hace quince años atrás, sino que hoy en día hay muchísimas cosas más”, agregó.

Canciones con historia
“Costera, mi costerita”, es una canción escrita por Julio Miño e interpretada por Orlando Vera Cruz que invita a recorrer la historia de las localidades del departamento Garay. Sin embargo, no menciona a Santa Rosa de Calchines y así lo dejaron de manifiesto los santarroseros que participaron del documental. Tiempo después, la deuda fue saldada. “Santa Rosa de mis recuerdos” fue el nombre elegido por ambos artistas para la canción que, en cada una de sus estrofas, describe a la perfección la identidad del pueblo.

Entradas Relacionadas

Comienza Escuela de espectadores 2024

Comienza Escuela de espectadores 2024 La nueva edición se realizará los viernes durante la tarde y continúa proponiendo formato híbrido para todas las audiencias y públicos: presencial y virtual. Con seis encuentros diagramados entre los meses de abril y octubre, que contarán con las tradicionales clases magistrales de Jorge Dubatti. Las actividades son gratuitas...

Scroll to top